Hace 3 años sufrí un grave accidente con mi moto debido a una mancha de aceite en la autopista, y a consecuencia de las lesiones sufridas tuve que dejar de trabajar. Al pedir una indemnización, la aseguradora me ofrecía una cantidad que consideraba muy baja, por lo que me decidí a contratar a BFP Abogados. Su equipo estudió mi problema, me informó de las posibilidades que como asegurado tenía, defendió mi caso y consiguió una indemnización acorde con mis lesiones, mucho más alta que la que la empresa aseguradora me había ofrecido en un principio.

 

Alfredo V. C.,